Hay quien piensa que los blogs son como cerdos virtuales: se aprovecha todo y sirven para todo. Y aunque es cierto que pueden servir para posicionar, dar visibilidad, apoyar la marca personal, generar tráfico a tu web, etc., no es menos cierto que tienen importantes contraindicaciones. Por ello, yo que tú no tendría un blog si…

No estás dispuesto a comprometerte

Nadie que tiene una mascota en casa la alimenta o la saca a pasear si tiene tiempo o si le apetece. Lo tiene que hacer sí o sí. Pues bien, salvando las distancias, un blog es como un ser vivo, necesita atención y cuidados. Si no deseas que el gráfico de visitas se convierta en un encefalograma plano tienes que comprometerte con tu blog y, por ende, con tu comunidad.

Esto supone reservar un tiempo a la semana para contestar los comentarios y trabajar los artículos, así que si no vas a poder hacerlo, es mejor que no lo hagas, especialmente si quieres usar tu blog para proyectar tu marca personal, porque lo único que se proyectará es tu falta de compromiso.

Evidentemente, puede haber momentos excepcionales, pero si no te vas a comprometer con el blog, no lo tengas.

 

No estás dispuesto a aceptar las críticas

En un tiempo en el que se han puesto de moda las ruedas de prensa sin preguntas y las declaraciones vía plasma, los blog siguen siendo un espacio de reflexión y debate en el que plantear tu opinión, y aunque tú marques las reglas en él, no es menos cierto que tu comunidad también tiene el derecho a expresarse.

Y aunque habitualmente, tu comunidad suele estar formada por personas a las que les gusta la forma de exponer tus puntos de vista esto no supone que vayan a estar de acuerdo en todo, ni que tú vayas a tener la razón siempre.

Por ello, sin no sabes aceptar las críticas con humildad y defender tus planteamientos con pasión pero con respeto, es mejor que te alejes de los blogs.

 

No estás dispuesto a ayudar

En la Biblia se dice que “quien siembra vientos recoge tempestades” y si hay un sitio especialmente proclive a que esto sea realidad ese es la blogosfera. Cuando la gente decide seguir un blog lo hace porque percibe que es un blog interesante, que les aporta valor y al que están dispuestos a dedicar su tiempo y sus comentarios.

Pero si en tu blog de lo único que se habla es de lo bueno que eres TÚ, de lo impresionantes que son TUS servicios y de lo mucho que el mundo TE debe, acabarás cosechando una inmensa cantidad de NADA.

Nadie niega que tu conocimiento tenga un precio y que puedas vivir de él pero, aparte de que es la única manera que los demás tienen de saber si de verdad sabes de lo que hablas, si no estás dispuesto a echar una mano a quien sabe menos que tú es mejor que te apartes de los blogs.

Si lo de sembrar vientos y cosechar tempestades funciona en la parte negativa, recuerda que también funciona en la positiva.

 

Concluyendo

Hace poco leí un artículo de Maïder Tomasena titulado “¿Por qué niegas lo evidente? Necesitas un Blog” con el que estoy totalmente de acuerdo, pero si no estás dispuesto a trabajar (y divertirte) para que sea una realidad es mejor que no lo hagas… o que contrates a un profesional.

¿Cómo te planteas tu blog?

 

Suscríbete al blog para no perderte ningún artículo y, si te ha gustado, compártelo en tus redes.

 

Fotografía por Robin Hamman en Flickr (CC)

 

 

Suscribete al blog

Únete a la comunidad y recibe las últimas novedades que te ayudarán a ser más efectivo en tu trabajo en Internet.

You have Successfully Subscribed!

A %d blogueros les gusta esto: