El marketing de contenidos basa su efectividad en la creación de artículos interesantes y útiles que atrapen y envuelvan al  lector desde la primera palabra. Por ello, y para conseguir que tus posts sean efectivos, y logren los objetivos que persigues en cada uno de los artículos, tienes que respetar una serie de pautas tanto de diseño gráfico como en contenidos. Vamos con ellas.

Diseño gráfico

El diseño visual de nuestra web, y de nuestro artículo, tiene una importancia vital en esa primera impresión que transmites. Cuando a tu visitante aún ha leído ni una sola frase, tu web ya está hablando de tu marca y le está causando una predisposición a seguir leyendo, o no, tu artículo en cuestión.

Por ello es importante que cuides bien los detalles y tengas en cuenta algunas cuestiones básicas.

Gama de colores

Los colores dicen mucho de nuestras marcas y tienen un impacto tremendo a nivel emocional, por lo que un uso adecuado de los mismos estará trabajando a favor de conseguir enganchar a tu visitante con tu marca, mientras que un uso inadecuado estará predisponiendo a tu visitante en tu contra.

Si echas un vistazo a las gamas de colores de las diferentes marcas y los mensajes que tratan de transmitir verás una interesante correlación. Así, por ejemplo, el color azul es el más usado por las grandes corporaciones que quieren transmitir seriedad y confiabilidad. El color morado es muy usado por marcas que quieren transmitir valores de exclusividad y el negro transmite sobriedad y autoridad (puedes ver más en este artículo -en inglés-).

En cualquier caso, el mensaje que transmite cada color tiene también un fuerte componente personal y cultural. Por ejemplo, para los occidentales el color del luto es el negro mientras que en muchos países asiáticos es el blanco y para los budistas el rojo es el color de la muerte.

Por ello, el uso adecuado del color te puede ayudar a crear la imagen adecuada en tu visitante, y si estás pensando en internacionalizar tu web y tus contenidos recuerda que no te puedes quedar en una simple traducción formal de los textos, sino que tienes que “traducir” toda tu web.

Tipografía

El siguiente aspecto gráfico que tienes que cuidar es la tipografía. Si esta es inadecuada desde un punto de vista técnico (falta de contraste, tamaño insuficiente o excesivo, forma ilegible, etc.) o desde un punto de vista emocional (tipografía gótica en una web para niños o tipografía demasiado casual en la web de una empresa “tradicional”) ya estarás produciendo rechazo antes, siquiera, de que tu lector haya interpretado el significado de las palabras.

Por ello, es importante que uses la tipografía adecuada en tu web, teniendo cuidado de que sea fácil de leer en diferentes dispositivos y de que transmita la emoción y los valores asociados, o que quieres asociar, a tu marca.

Párrafos

Otro aspecto a destacar en la estructura de un buen post es el hecho de “dar aire” a tu página. Un artículo con párrafos de 15 o 20 líneas y sin separación entre ellos da una imagen de agobio que no transmite la página de un libro, y es muy fácil que sea rechazado al poco de comenzar su lectura.

Por ello es interesante crear párrafos de no más de 5 o 7 líneas y que dejes espacio entre ellos. También es importante que el interlineado no esté demasiado ajustado, de modo que aunque el artículo sea largo (como este) no transmita la sensación de ser un contenido inabordable por su longitud.

Otra cuestión interesante es el tipo de alineación que utilices en tu blog. Aunque la alineación justificada da un aspecto más profesional o formal a tus artículos también generan un problema y es el de crear huecos verticales, también llamados “rios”, debido al incremento de los espacios, lo que tiende a crear distracciones en la lectura, especialmente en los textos largos.

Para esto últimos es preferible la alineación clásica a la izquierda, la cual favorece la lectura y crea una sensación de ritmo que no se encuentra en la justificada.

El resto de alineaciones (derecha o centrada) están más orientadas para textos cortos y en los que se busque un efecto más “dramático”.

Imágenes

Ya he hablado en otras ocasiones sobre el uso de las imágenes en los artículos de un blog. Sus virtudes son muchas y, a la hora de facilitar el “enganche” del visitante con el artículo, son un complemento excelente.

Básicamente por que tienen la capacidad de impactar emocionalmente con mucha rapidez, permitiendo asociar el mensaje con los sentimientos o emociones que nos evocan las imágenes utilizadas, con lo que se incrementa la retención del visitante  y se vuelven más fáciles de recordar.

También contribuyen a segmentar el artículo, creando puntos de ruptura e interés y ayudando a crear ese espacio visual del que hemos hablado antes y que favorece la sensación de amplitud.

Y qué decir de su contribución a la viralidad del artículo. Un buen post acompañado de buenas imágenes, infografías o vídeos conseguirá mucha mayor difusión que el mismo artículo sin ningún tipo de acompañamiento.

Aunque con las imágenes también pasa como con los colores, y es que si bien hay parte universal en cuanto a su apreciación, también tienen un importante componente personal y cultural, de modo que lo que puede evocar unas emociones concretas en unas personas puede evocar justo las contrarias en otras.

Optimización de imágenes

Un aspecto que se suele quedar fuera a la hora de tratar las imágenes es el de su optimización para la web.

Una imagen tomada con un móvil “sencillo” puede tener uno o dos Mb de “peso”, lo que significa que retardará la carga de la página en el navegador, y si piensas que por cada segundo de retraso estás perdiendo más del 10% de los visitantes este es factor importante a considerar.

Normalmente, todos los programas de retoque fotográfico tienen la opción de optimizar las imágenes para Internet. También puedes subir tus fotos a sitios como Flickr que optimizan tus imágenes automáticamente y te crean tamaños intermedios ya optimizados y que puedes descargar y utilizar.

Evidentemente, evita utilizar más imágenes de las necesarias y recórtalas al tamaño adecuado antes de subirlas.

 

Contenidos

Ahora vamos a centrarnos en los contenidos de los artículos en sí mismos, en la forma de disponer los datos o de narrar la historia que quieres compartir de modo que, como decía al principio, envuelva y atrape al lector desde la primera palabra.

La famosa estructura en F

Lo primero que debes recordar es que en Internet, antes de leer el documento completo, se suele escanear primero el documento según la famosa pauta en F. Esto quiere decir que se comienza por leer el encabezado y la primera línea del primer párrafo, luego se salta al segundo y tercer párrafo repitiendo la pauta para, si consigue interesar, volver al principio para comenzar a leer.

En cualquier caso, la cantidad de lectores que leen un artículo completo suele rondar el 15% del total. El 85% restante se limita a saltar de un párrafo a otro para terminar leyendo el párrafo final.

Por ello, a fin de conseguir un articulo atractivo, procura hacer un párrafo inicial potente, que atrape, y un párrafo final que condense las conclusiones más importantes a fin de facilitar que se queden con lo esencial.

En el resto de párrafos coloca lo más importante en la primera línea. De esta manera conseguirás que accedan a lo más importante de tu contenido así, si tu lector es de ese 85 % que no lee el artículo en su integridad, habrás conseguido transmitir lo esencial y facilitar el impacto y la posibilidad de que lo comparta.

Un párrafo una idea

Al hilo de lo anterior, procura centrarte en una sola idea en cada párrafo. Si te surgen aspectos colaterales es preferible iniciar un párrafo nuevo aunque la estructura de la frase no requiriese un “punto y aparte”.

Esto, además, facilitar el poder titular los párrafos y estructurar las ideas de una manera lógica y secuencial.

De lo general a lo concreto

Asimismo, pon la información más general al comienzo del artículo para ir entrando en detalles progresivamente en los siguientes párrafos.

Si te fijas en este mismo artículo comienza con una introducción global, luego pasa a un párrafo sobre la importancia del diseño para continuar profundizando en cada uno de los aspectos y volvemos a repetir la estructura para el contenido.

De lo esencial a lo accesorio

 Igualmente, pon al principio la información más esencial para ir entrando en detalles más accesorios a lo largo del párrafo o del propio artículo.

De esta forma, si el lector se marcha a mitad del artículo, bien porque cae en interés o bien por ya ha encontrado lo que buscaba, tu artículo habrá conseguido mostrar lo más importante para ti y para tu visitante.

El contenido es el rey

Ni que decir tiene que el propio contenido del artículo debe ser útil para tu comunidad, respondiendo a preguntas o aspectos de interés para tus lectores y estar redactado con un mínimo de calidad y sin faltas de ortografía.

Evidentemente debes optimizar ese contenido utilizando algunos principios de SEO para potenciar el alcance orgánico de tus contenidos, pero recordando siempre que tu principal destinatario es tu comunidad actual o futura y no Google

Concluyendo

El marketing de contenidos es una parte muy importante de tu estrategia en Internet y en redes sociales y que conlleva mucho esfuerzo e inversión de recursos, por ello crear artículos eficaces es de suma importancia.

Apoyarte en estas pautas te permitirá optimizar y rentabilizar tu esfuerzo e inversión al conseguir artículos más eficaces y útiles, tanto para tu marca como para tu comunidad, con lo que ello supondrá de mejora en tu imagen de marca, tu presencia y tu reputación en los medios.

¿Qué otras pautas consideras útiles para crear artículos efectivos?

Si te ha gustado, ayúdame a difundir el artículo compartiéndolo en tus redes y recuerda que puedes suscribirte gratis al blog para no perderte ningún artículo.

 

Foto por Drew Coffman en Flickr (CC)

 

 

 

Suscribete al blog

Únete a la comunidad y recibe las últimas novedades que te ayudarán a ser más efectivo en tu trabajo en Internet.

You have Successfully Subscribed!

A %d blogueros les gusta esto: