LinkedIn es una red muy especial. No solo sirve para entrar en contacto con personas, sino que estos contactos tienen muy altas posibilidades de saltar de un entorno de relación virtual a un estado de colaboración profesional. Por ejemplo, según algunos estudios el 92% de los que toman decisiones en compañías norteamericanas están ahí. Por ello, si eres un profesional es esencial que aprendas a usar LinkedIn de una forma adecuada. Vamos a ver cómo moverte por esta red y conocer sus reglas básicas de convivencia.

1ª Regla: Preséntate

Los negocios surgen más fácilmente entre personas que ya se conocen y que saben que pueden esperar de la otra parte (vale, a veces conocer a la otra parte te hace salir huyendo). Por ello es básico que rellenes tu perfil de la manera más completa posible, mostrando tu trayectoria, lo que has hecho, lo que puedes hacer, pero también las cualidades o ventajas competitivas que puedes aportar a una relación profesional.

2ª Regla: Acércate

A LinkedIn no vienes para conseguir “me gustas” o hacer amigos, sino negocios (las amistades pueden surgir luego), por ello no te lances a enviar solicitudes de contacto a mansalva. Busca aquellas personas a las que les pueda ser interesante conocerte y que puedan ganar algo con tenerte en su red.

Una red adecuada es mucho mejor que una red grande, y una herramienta fenomenal para encontrar personas de interés son los grupos. En ellos puedes aprender mucho y encontrar tanto a posibles colaboradores como a posibles clientes.

3ª Regla: Participa

Si quieres cosechar debes sembrar primero. Una vez que hayas seleccionados los grupos en los que puede estar tu target participa en ellos. Aporta contenidos útiles, resuelve dudas, responde los comentarios, interactúa tanto como puedas. Esto te permitirá conocerlos mejor y, por supuesto, que te conozcan a ti.

Eso sí: nada de spam o la gente huirá de ti como de la peste.

4ª Regla: Cuida tus contactos

Procura mantenerte al tanto de sus novedades, interésate por sus proyectos, comenta sus publicaciones, aporta comentarios útiles, etc. Al hilo del símil anterior, recogemos aquello que sembramos y si cuidamos nuestros contactos de LinkedIn ellos nos tratarán igual (al menos en un porcentaje altísimo).

5ª Regla: Escoge tus horarios

Afortunadamente, LinkedIn no es Twitter. Esto quiere decir que el time line no corre tanto, pero corre y tus actualizaciones pueden desaparecer en medio de las demás.

Para evitarlo, prueba a generar tus actualizaciones a distintas horas hasta encontrar la que mejor te funcione, así como el tipo de contenido que mejor aceptación tenga en tu grupo de interés.

En mi caso particular, las actualizaciones de artículos me funcionan mejor a las 7:30 a.m. y las que son visuales, gráficos sencillos o con freses motivadoras, funcionan genial a eso de las 17:30.

Como ves son reglas de sentido común pero que solo son útiles si las ejecutas sistemáticamente y sin saltarte ninguna, lo que, de alguna manera, también te estará definiendo como profesional y como persona.

¿Sigues alguna otra regla básica en LinkedIn?

Suscríbete gratis al blog para no perderte ningún artículo y, si te ha gustado, compártelo en tus redes.

 

Foto por John W. Iwanski en Flicr (CC)

 

 

Suscribete al blog

Únete a la comunidad y recibe las últimas novedades que te ayudarán a ser más efectivo en tu trabajo en Internet.

You have Successfully Subscribed!

A %d blogueros les gusta esto: