Hace unos días estuve viendo una interesante presentación de la gente de FoodFilmMakers en el Einnobar y hubo un dato que me resultó interesante: Hay un 70% más de blogs dedicados a la comida que a la moda. Y es que, a pesar del gran interés que despiertan ambos sectores, los blogs dedicados a la comida tienen una ventaja psicológica: dan recetas. Y es que no hay nada que nos cueste tanto como pensar.

 

recetas o principios

Foto por Andrew – en Flickr (CC)

 

Así, si le preguntas a 100 blogueros/as cuáles son sus artículos más leídos en el 90 y mucho por ciento de los casos los títulos serán del tipo “Cómo hacer…” o “X formas de conseguir…”.

Sí, ya sé que mi caso particular no es homologable dado que este blog está orientado a mostrar las posibilidades del marketing de contenidos y a ayudar a los que se mueven en el mundo de las bitácoras y, por ello, los tutoriales forman la mayor parte del “corpus” de este blog, pero si me preguntáis por mi particular “Top 10” a día de hoy (11/10/2014) nos encontramos con los siguientes títulos que ratifican la tendencia:

Sin embargo, es curioso cómo a pesar de trabajar con recetas a los cocineros de éxito les gusta más hablar de conceptos. Y es que ahí subyace, precisamente, la razón de su éxito, en extraer los principios que rigen su “negocio” y ser creativos a la hora de aplicarlos a su empresa en particular.

Por ejemplo, y ya centrándonos en el mundo digital, Carlos Bravo publica todos los días y lo hace a las 00:01 horas. Ahora imaginaos que todos los blogueros aplicásemos su receta. Pues bien, aparte del hecho de que muchos desapareceríamos por agotamiento, lo más probable es que su blog siguiera la marcha impertérrito y los demás cayésemos espectacularmente en nuestro tráfico, por la sencilla razón de que todos haríamos lo mismo.

A él le funciona porque aplica dos principios básicos, como son publicar regularmente y publicar con calidad, y lo hace de una manera creativa (siempre a las 00:01). Lo que le hace alcanzar el éxito no es el hecho de publicar a una determinada hora, sino la hábil combinación de todos los ingredientes que integran su blog y que se adaptan a sus posibilidades y su comunidad.

Porque cuando un cocinero de éxito ve una receta lo que en realidad está analizando es el concepto detrás de ella. Si, por ejemplo, le pasas la receta de un marmitako de bonito enseguida empezará a considerar otras posibilidades en función de su entorno y posibilidades y seguro que acaba sacando otro plato genial que servirá de deleite a unos y de inspiración a otros.

Así cuando tengo que realizar una estrategia de marketing digital o un artículo para un blog o cualquier otro proyecto imaginable tiro de mi propia experiencia y de lo que han hecho otros, pero no con la intención de copiar la receta, sino para extraer los principios que subyacen detrás, considerar cuáles ayudarían mejor a alcanzar los objetivos y buscar la manera óptima de aplicarlos a cada situación particular.

Te llevará tiempo y te costará dolores de cabeza, errores y disgustos, pero el mayor error de todos será hacer tu proyecto a imagen y semejanza de tu competencia, porque entonces ni se te verá a ti ni será tu proyecto sino el suyo, y habrá muerto antes de nacer.

¿Cómo preparas tus “recetas”?

Si te ha gustado, ayúdame a difundir el artículo compartiéndolo en tus redes y recuerda que puedes suscribirte gratis al blog para no perderte ningún artículo.

 

Suscribete al blog

Únete a la comunidad y recibe las últimas novedades que te ayudarán a ser más efectivo en tu trabajo en Internet.

You have Successfully Subscribed!

A %d blogueros les gusta esto: