Tasa de rebote, tasa de conversión, tiempo medio, páginas vistas… y así casi hasta el infinito. Cierto que, como dice el adagio, lo que no se mide no existe, pero medir se ha convertido, para algunos, en una obsesión. Quieren gráficos, líneas, tendencias para luego sentarse ante ellas como si de una obra de arte se tratase, cuando el verdadero arte está en las acciones que emprendes tras analizarlos, porque ese es el verdadero objetivo: Medir para mejorar.

Porque, seamos sinceros, cualquiera puede abrir una cuenta en Google Analitics y dedicarse a realizar informes con una cantidad de datos impresionante, pero lo que diferencia a un “realizador de informes” de un verdadero analista suelen ser dos “pequeños” puntos en el informe:

La cantidad y calidad de los datos

Decía un antiguo jefe mío que si no sabes muy bien cuáles son los datos importantes, o si lo sabes pero son malos, crea un informe con todos los datos posibles y que cada uno coja lo que le gusta. Así das sensación de “gurú” y te es más fácil esconder los malos resultados.

Y lo cierto es que es fácil ver presuntos informes de analítica web llenos de datos que, en realidad no aportan ningún valor a la calidad final. Por ejemplo, la tasa de rebote de una landing page es fácil que sea cercana 100% si te envía a un sistema externo de captación de e-mails y, sin embargo, tener una tasa de conversión excelente.

Los datos que se deben contemplar son aquellos que sean claves para el correcto seguimiento de la web, que te informen de lo que está ocurriendo con tus visitantes y te permita centrarte en los aspectos más problemáticos.

Las conclusiones

Pero si un buen informe contiene solo los datos realmente significativos para el objetivo de la web, lo que verdaderamente marca la diferencia es el apartado de conclusiones del informe, porque ese es el verdadero valor del mismo.

Que determinada página haya crecido en 6000 visitas ¿es mucho, es poco, es bueno, es malo? ¿Por qué determinada página no tiene apenas visitas y otra acapara el 20%? ¿Tenemos un nivel de conversión adecuado? ¿Qué canal funciona mejor? ¿Por qué?

Por medio de una adecuada analítica web lo que vamos a intentar determinar es si está entrando el tipo de perfil adecuado, si están teniendo problemas en alguna parte de nuestro embudo de conversión, que tipos de contenidos son más apreciados, si estamos implementando las acciones adecuadas, etc.

Porque un verdadero informe de Analítica Web no es aquel que te dice solo lo que está pasando, sino aquél que extrae conclusiones, que te ayuda a evolucionar, a mejorar el funcionamiento de la web aportando argumentos que permitan encontrar las acciones más adecuadas para conseguir los objetivos perseguidos con cada página web analizada. Por eso es importante contar con una muy buena formación o el apoyo externo adecuado.

Y tú, ¿mides o analizas?

Suscríbete gratis al blog para no perderte ningún artículo y, si te ha gustado, ayúdame a difundirlo compartiéndolo en tus redes.

 

Foto por Alain Bachellier en Flickr (CC)

 

 

Suscribete al blog

Únete a la comunidad y recibe las últimas novedades que te ayudarán a ser más efectivo en tu trabajo en Internet.

You have Successfully Subscribed!

A %d blogueros les gusta esto: