Si tienes presencia en Internet, o te estás planteando tenerla, te propongo este decálogo para que tu experiencia con el Marketing Digital sea positiva.

 

1 Conocerás tu empresa

El primer mandamiento de este decálogo para emprender cualquier acción de marketing, y más de marketing digital, es que conozcas muy bien tu empresa.

Saber qué aspectos son los más valorados por tu mercado, los productos o servicios más demandados, los que tienen mejor fama y aquellos más débiles o con peor imagen es esencial para poder trazar tu estrategia de actuación, tanto interna como externa.

Fortalecer los aspectos débiles y explorar las oportunidades nos permitirán un mejor trabajo y obtener mejores resultados de todo el esfuerzo e inversión que vas a realizar.

2 Conocerás a tu cliente

Saber por dónde se mueve, qué busca, qué otros intereses comparte, qué otros aspectos de tu producto o servicio valora te permitirá crear contenidos adecuados para cada visitante y para cada estadio del embudo de conversión.

Los visitantes cada vez aguantan menos los mensajes invasivos y quiere que le convenzas de otra forma. Conocerlos te permitirá crear contenidos atractivos y que “seduzcan” a tu visitante.

3 Tendrás un objetivo claro

¿Sabes por qué los peces pequeños viajan en cardúmenes? Pues por una razón muy sencilla: quieren sobrevivir y viajar juntos es una muy buena estrategia.

¿Por qué? Pues porque cuando un depredador les persigue ellos se cruzan delante de él y si consiguen que cambie de presa a cada cambio de dirección habrán conseguido salir indemnes.

Si te dedicas a perseguir muchos objetivos a la vez lo único que vas a conseguir es perder tiempo y energía y, salvo que la oportunidad se coloque delante de tus manos, estarás dejando escapar todas.

Analiza tu situación, analiza tu entorno, analiza tu mercado y busca el mejor objetivo para ti, céntrate en él y persíguelo con todas tus fuerzas. No dejes que objetivos distintos te distraigan.

4 Crearás una estrategia

Con ese objetivo en mente deberás crear una estrategia para tu plan de marketing online. Sabes dónde estás, sabes dónde quieres llegar y sabes con lo que cuentas. Ahora es el momento de diseñar la ruta que te va a llevar hasta allí.

Con esa estrategia preparada ya puedes echar a andar. Y sí, puede que tengas que dar algún rodeo si te encuentras con dificultades insalvables, o puede que tengas que buscar ayuda externa o buscar recursos en algún otro lugar, sin embargo, tener ese plan te permitirá saber que cada paso que das te acerca un poco más a tu objetivo.

Así que aunque “pocos planes resisten el encuentro con el enemigo” si quieres tener la más mínima posibilidad de alcanzar tus expectativas es importante que tengas clara tu estrategia.

5 No contratarás al sobrino del jefe

O al vecino ese tan listo que tiene un blog sobre la mariposa monarca.

Del mismo modo que tener el carnet de conducir no te convierte en piloto de rallyes, saber utilizar el Facebook no quiere decir que sepas desarrollar una estrategia en redes sociales ni que estés capacitado para gestionar la imagen o la comunidad de una marca.

Se trata de ofrecer una imagen y una gestión profesional, con unos resultados adecuados a la necesidad de la marca y la comunidad.

Y si esto requiere mucho esfuerzo para un buen profesional formado y con experiencia imagínate lo que puede suponer para alguien no profesional.

Ahorrarte el coste de un buen profesional no solo no te va a ahorrar ni un solo euro, sino que lo vas a pagar con creces en imagen, resultados y en mal uso de las herramientas de Internet.

Así que si para usar un torno buscas a un buen tornero, para llevar la imagen de tu marca en Internet busca a un buen profesional.

6 Crearás conversaciones

Recuerda, el mercado son conversaciones.

Tu visitante te comprará en función de la confianza que le transmitas y esto va a llevarte tiempo.

Tiene que saber quién eres, cuáles son tus valores y cómo te comportas.

Esto lo va a averiguar interactuando contigo y viendo cómo interactúas con otros.

Por eso deberás interesarte por sus necesidades, contestar a sus dudas, agradecer los comentarios y sugerencias y responder de forma profesional las críticas y los problemas de tus clientes.

Cada conversación que atiendas es una oportunidad de negocio para tu empresa, ya sea una recomendación o una crítica bien gestionada. Ahora bien, no se trata de estar para contar chistes o subir fotos de “lindos gatitos”.

Cada conversación debe aportar valor, tanto a tu cliente como a tu marca.

7 Tendrás un plan de gestión de crisis y lo seguirás

No importa lo perfecta que sea tu estrategia, lo bueno que sea tu producto, ni lo bien que comuniques, en cualquier momento vas a tener una crisis.

Una letra cambiada de sitio y que cambia el sentido del texto, un mensaje que no llega a su destinatario, un cliente que se siente defraudado… Y de repente las redes empiezan a calentarse.

Disponer de un buen plan de gestión de crisis te va a permitir no tener que tomar decisiones en caliente, sino que vas a seguir el plan que trazaste cuando estabas tranquilo y tenías tiempo para consultar a tu equipo y para sopesar los pros y los contras.

Eso sí, cuando tengas que usarlo levanta un registro de todo el proceso, y una vez terminado vuelve a analizarlo con tu equipo para ver si todo ha funcionado como se esperaba o si ha surgido algún imprevisto y cómo mejorarlo para la próxima vez.

Mi madre me decía que quien tropieza y no cae avanza un paso. Una crisis bien gestionada puede volverse un buen trampolín para la marca.

8 Crearás buenos contenidos

Los alemanes tienen un dicho: Der Kunde ist König, el cliente es el rey. Pues si quieres tener contento a este rey tienes que ofrecerle buenos contenidos. Por supuesto que puedes poner loas y detalles de tus productos y llenar la web con buenos catálogos, pero procura que todo lo que coloques responda a una pregunta de tu visitante.

Insisto, no está mal infundir confianza a base de recomendaciones de clientes y de publicitar los premios ganados, pero tu cliente entra en tu web no solo por eso, sino porque está buscando información sobre cómo resolver un problema que él tiene.

Puede ser que saber mejor cómo funciona tu producto o si posee una característica concreta o, incluso, que dicen otros usuarios de tu producto. En cualquier caso, los contenidos deben aportar valor y tu visitante debe marcharse con la sensación de haber encontrado lo que buscaba porque, en caso contrario, es posible que no vuelva.

9 Añadirás un canal de Youtube

El marketing digital se nos está llenando de “reyes”.

Primero el cliente, luego los contenidos y, ahora, el vídeo, que se está alzando como el rey de los formatos.

El consumo de vídeo se ha disparando de una manera increíble y los usuarios lo prefieren a la hora de acceder a la información.

El tema del storytelling ha dado un paso más, y el consumidor no solo quiere una buena historia que le haga experimentar emociones, también quiere que se la cuentes y, para esto, no hay nada como un buen vídeo.

Cierto que se pierde el encanto de la imaginación personal, pero piensa que estos vídeos se suelen consumir en desplazamientos o cuando el visitante tiene un momento libre, y entre tanto ajetreo se agradece algo interesante y ameno.

10 Optimizarás tu web

El adsl y el 4G ha ayudado a algunas webs muy pesadas, pero sobrecargar la cuenta de datos de tu visitante no es una buena idea. Por ello, debes analizar tu web y proceder a una optimización completa de la misma con un triple objetivo.

Carga Rápida

Cada segundo de espera pierdes el 10% de los visitantes, por lo que conseguir una web ágil y dinámica es esencial. Así que busca un buen programador que optimice el código y las imágenes de tu sitio web, y si estás pensado en tu vecino (ese de la web de mariposas) vuelve a recordar ese 10% de negocio que estás perdiendo con cada segundo de más que tu web tarda en abrirse.

Estructura de contenidos

Asimismo, comprueba que tu web es cómoda de usar para tus clientes, que la información está bien agrupada y que es fácil encontrar cualquier sección de la misma en no más de dos o tres clics.

Al igual que con el tiempo de carga, cada clic de más que tu usuario tiene que dar es una oportunidad menos de que compre.

Web Móvil

Ya teníamos un trío de reyes, pero aseguremos la jugada y vayamos a por el póquer, y ese cuarto rey que nos falta es el Internet móvil.

Según todos los fabricantes, el mercado de ordenadores está cayendo en beneficio del de tablets y smartphones.

Esto supone que el tráfico generado en Internet desde estos dispositivos ya está superando al tráfico de internet desde los ordenadores.

Y por su fuera poco, Google va a establecer el posicionamiento de las webs en base a su rendimiento para móvil.

Así que si tu web no está optimizada para ser vista también en dispositivos móviles ya te estás poniendo manos a la obra.

Resumen

Bueno, ya tienes la lista de tareas para este año y si te parece demasiado extensa o complicada podemos terminar esta paráfrasis de los 10 mandamientos del marketing digital del mismo modo que la original y es que estos 10 mandamientos se resumen en dos: “Cuidarás a tu comunidad” y “no venderás motos ni te dedicarás a hablar solo de tu libro” (salvo que te dediques a la venta de motocicletas o seas escritor 🙂 ).

Feliz negocio.

 

¿Te ha parecido interesante? Me harías un enorme favor compartiéndolo en tus redes sociales.

¡Anímate y contacta conmigo ahora! y solicita una entrevista gratuita de evaluación.
Descubrirás todo lo que tu negocio puede mejorar con el Marketing Digital.

Imagen por James Perkins en Flickr (CC)

 

 

Suscribete al blog

Únete a la comunidad y recibe las últimas novedades que te ayudarán a ser más efectivo en tu trabajo en Internet.

You have Successfully Subscribed!

A %d blogueros les gusta esto: