Cómo buscar trabajo usando Internet

 

Hace un tiempo, alguien dijo: “mi padre trabajó en el mismo empleo durante toda su vida, yo tendré 5 ó 6 empleos a lo largo de mi vida, y mi hijo es probable que tenga 3 ó 4 empleos simultáneos para poder ir adelante”.

Es triste pero conceptos como “fidelidad” o “fidelización” tan en boga cuando nos referimos a los clientes, brillan por su ausencia cuando se refieren a trabajadores.

Ello implica que vamos a sufrir una más que intensa rotación en nuestros trabajos a lo largo de nuestras vidas.

Ante esto poder hacer dos cosas:

  • Quejarnos y esperar a que alguien haga algo.
  • Entenderlo, jugar con las reglas que nos han tocado (e intentar hacer algo para cambiarlo).

Con la primera actitud vamos a conseguir muy poco, así que vamos a ver con qué reglas nos toca jugar y vamos a sacar el máximo partido de ellas.

 

Buscar trabajo es un trabajo

Lo primero que debes recordar siempre es que buscar trabajo es un trabajo en sí mismo.

Es, exactamente, lo que hace un comercial cuando sale a vender su producto.

En este caso, el producto que vas a vender eres tú mismo.

Así que lo primero que debes hacer es conocer tus capacidades y opciones para mejorarlas y tus debilidades para fortalecerlas.

Y lo segundo es conocer tu sector y preparar tus herramientas de ventas, que, en este caso, serán tu currículo y tu carta de presentación.

Currículo

Debes redactar tu currículo de una forma clara, procura ser ordenado y resalta los logros que hayas conseguido en cada puesto que hayas tenido.

No “maquilles” tus capacidades o tus logros.

Los entrevistadores son profesionales y se van a dar cuenta de ello, y si lo notan, o tienen la más mínima sospecha de ello ya te puedes dar por perdido.

Lo qué sí puedes hacer es adaptar el currículo en función del puesto o de la empresa a la que te dirijas, resaltando aquellas experiencias que puedan ser más interesantes para tus empleadores.

La foto debe ser formal. Esto no implica que debes ir con traje y corbata, pero sí que debe adaptarse al perfil de los puestos a los que te presentes.

Por supuesto, nada de fotos sacadas de bodas, fiestas, vacaciones o viajes.

Carta de presentación

No es obligatoria, aunque si optas a puestos de ventas o de encargado sí es recomendable y, más aún, si se trata de una candidatura espontánea.

No se trata de que repitas el contenido del currículo, sino que, en tres o cuatro párrafos, muestres por qué te interesa el puesto y qué puedes aportar a la empresa.

La carta de presentación siempre debe terminar con una solicitud de entrevista para ampliar la información.

Bien, ya tenemos las herramientas preparadas, ahora vamos a buscar empleo.

 

Internet como fuente de oportunidades de trabajo

Para esto Internet nos puede ayudar, y mucho.

Los portales de trabajo

En primer lugar tenemos los portales de trabajo.

Hay muchos y cada uno funciona de una manera diferente, pero el trabajo que debes hacer en todos ellos es similar:

  • Rellena bien todos los apartados de tu perfil.
  • Establece tus búsquedas.
  • Revisarlas diariamente.

Piensa que no se trata solo de enviar tu candidatura a las ofertas, los reclutadores también buscan en ellos perfiles para sus base de datos y si tu perfil está a medias puedes estar dejando escapar oportunidades.

Ahora bien, estos portales de empleo no solo sirven para buscar trabajo, también sirven para encontrar oportunidades.

Para ello es interesante que estudies las ofertas que se presentan, o los informes que periódicamente publican los portales de empleo, para ver si hay algún sector que está empezando a contratar más y, si te es posible, fórmate en ese área.

Carnets profesionales, capacitaciones en prevención, etc., pueden suponer la puerta de entrada a otros sectores en los que también puedes encontrar empleo, y así el número de empresas en las que trabajar se incrementa considerablemente.

 

Las Redes Sociales como fuente de empleo

Y esto por dos motivos.

Por un lado, en las redes sociales suele haber grupos donde personas con intereses comunes suelen compartir conocimientos y experiencias.

Esto es interesante porque te permiten entrar en contacto con otros profesionales, o personas interesadas, y de ahí pueden salir oportunidades de colaboración.

Por otro lado, hemos de recordar que hay una gran cantidad de ofertas de empleo “ocultas”, según Adecco hasta el 80%.

Esto quiere decir que no se publicitan en agencias o portales de empleo, sino que se cubren con el “boca a boca”.

Por ello, las redes sociales son una herramienta genial para recordar a nuestros amigos o seguidores que estamos buscando empleo y que si saben de alguno se acuerden de nosotros.

Si, además, consigues que se comparta con sus respectivos amigos puedes tener una gran cantidad de gente atenta a oportunidades para ti.

Mención aparte merece la red “Linkedin”, que está especialmente pensada para crear una red profesional de contactos y oportunidades.

 

El blog/Youtube como fuente de empleo

Si eres bueno en tu profesión una cosa genial que puedes hacer es demostrarlo.

Y tienes un par de herramientas gratuitas que te van a ayudar para ello:

  • WordPress
  • Youtube

En la primera puedes crear un blog de manera muy sencilla y sin tener que tener el más mínimo conocimiento de informática.

Y en la segunda puedes crear un canal y subir vídeos con lo que sabes hacer.

En ambos casos, si es posible, intenta crearlos con tu nombre, de modo que cuando te busquen en Internet aparezcan estos sitios y puedan ver lo buen profesional que eres.

Además, si tus competidores no disponen de ellos ya tienes un plus, porque tú sí estás demostrado tus conocimientos.

 

Crea tu “Marca Personal”

Cada vez es más frecuente que los reclutadores busquen en Internet para encontrar información sobre sus posibles trabajadores.

Y si estás te van a encontrar, según Infojobs hasta un 30% de los candidatos son rechazados por lo que encuentran.

Por ello, cuida mucho lo que subes a tus redes sociales.

Esto no quiere decir que solo subas a tu muro cuestiones profesionales (salvo que sea un perfil profesional), sino que seas cuidadoso y no subas contenidos que te puedan dañar.

Por ello:

  • Evita imágenes o comentarios inapropiados, violentos, o denigrantes para terceros. Puedes defender tus opiniones con firmeza sin tener que insultar a otros.
  • Evita ser “monotemático”. Está muy bien que te guste “la paella” pero procura demostrar que tienes otros intereses y habilidades.
  • Evita ponerte en evidencia.

Por último, recuerda que esto no es algo que tengas que hacer cuando te hayas quedado sin trabajo.

Es mucho más probable que te contraten si tienes “buena fama”, pero esto es como la experiencia, solo se consigue con tiempo y constancia.

Así que debes estar atento a las oportunidades de forma “proactiva” e ir trabajando tu imagen profesional de forma continuada, y estarás un poco más cerca de tu próximo empleo.

 

Derechos de imagen de portada por Shutterstock

A %d blogueros les gusta esto: