Evangelización en Internet: Un tren que se escapa

Las iglesias evangélicas pierden el tren de la evangelización en Internet

Todo parece indicar que las Iglesias Evangélicas españolas están perdiendo el tren de la evangelización en Internet.

Al contrario que otras confesiones o grupos religiosos, las iglesias evangélicas están haciendo un uso muy limitado de Internet para la evangelización, lo cual es un grave déficit dado que, si bien Internet no va a sustituir a las formas tradicionales de evangelización, hay que reconocer que la red sí ha supuesto una revolución en la forma en la que podemos establecer ese contacto.

La situación, de hecho, es bastante preocupante. Pocas iglesias evangélicas disponen de páginas web actualizadas, tanto en contenidos como en tecnologías, y menos aún son las que hacen un uso estratégico de las redes sociales para evangelizar.

La práctica totalidad de los contenidos están dirigidos a los propios creyentes o a personas interesadas en los grupos religiosos (actividades, declaración de fe, horarios, predicaciones, etc.), mientras que los contenidos dirigidos a mostrar cómo el evangelio transforma vidas o da respuesta a problemas cotidianos de las personas brilla por su ausencia.

Internet en España

Según los últimos datos, más del 85% de la población española tiene acceso a la Red y sólo somos superados por otros 5 países en el mundo. Eso supone que más de 30 millones de personas acceden a Internet a informarse, comunicarse o entretenerse.

Pero más aún, Internet se ha convertido, para mucha gente, en un espacio cada vez más importante en el que desarrollarse y relacionarse y en el primer elemento de consulta para encontrar información o solucionar problemas.

Pidiendo amparo a San Google

De hecho, entre los profesionales de Internet hablamos de “San Google” porque “ahora se le preguntan cosas al buscador que antes se preguntaban a los confesores” (o a los pastores).

Personas que acaban de perder un familiar o el trabajo, que buscan una salida a su depresión, un sentido a su vida, mujeres víctimas de malos tratos, personas que están solas, que anhelan paz, consuelo o un poco de amor acuden a Internet en busca de ayuda para sus problemas, y si las iglesias evangélicas no están o no tienen contenidos que respondan a sus necesidades estarán perdiendo una oportunidad de oro para poder alcanzarles con el Evangelio.

Algunos datos sobre búsquedas mensuales en Internet  en España:

  • Paz: 12.100 búsquedas/mes
  • Dios: 12.000 búsquedas/mes
  • Depresión: 4.400 búsquedas/mes
  • Qué hago con mi vida: 1.000 búsquedas/mes
  • Cómo encontrar el amor: 600 búsquedas/mes

De acuerdo con estos datos 12.000 personas cada año le preguntan a Google en España qué hacer con su vida y lo único que Google les muestra son páginas de coaching, psicología, autoayuda y charlatanes. En los primeros cien resultados solo hay uno evangélico y está sobre la posición 70 y es de EEUU.

Otras confesiones religiosas en Internet

Y ¿qué están haciendo otras confesiones y grupos religiosos? Pues hay un poco de todo, pero en un análisis somero de la situación podemos ver que algunas han reconocido el potencial de Internet y están haciendo un trabajo serio en la Red.

Veamos algunos ejemplos:

Testigos de Jehová:

  • Aparte de trabajar con una página institucional muy bien diseñada, adaptada a dispositivos móviles y traducida a varios cientos de idiomas se puede comprobar que ante búsquedas de las palabras “Dios” o “Jehová” en Google los primeros resultados corresponden a artículos de su web, lo que indicaría que están trabajando de forma estratégica los contenidos y el posicionamiento web, muy probablemente con apoyo profesional.

Mormones:

  • Página web oficial bien diseñada y optimizada para dispositivos móviles. Está desactualizada en cuanto a publicaciones y no se aprecia estrategia de contenidos. Sin embargo, han utilizado anuncios en Facebook Ads para impulsar su web.

Comunidad Musulmana:

  • Disponen de páginas web oficiales, aunque alguna esté desactualizada en cuanto a contenidos.
  • Si bien no se detecta un trabajo coordinado, han creado una gran cantidad de blogs y webs de presentación y promoción del Islam.

Iglesia Católica:

  • Desde 2010 se están celebrando congresos internacionales específicos sobre Evangelización e Internet y desde el 2014 se están celebrando los Congresos Nacionales “iMisión”.
  • Varios obispados ya disponen de un plan de comunicación en Web y Redes Sociales realizados por profesionales y todos disponen de página web.
  • Anualmente se celebran diversos encuentros y jornadas de formación tanto al clero como a laicos sobre el uso de las diferentes herramientas y la Pastoral de Internet.
  • Se está potenciando la creación de webs y blogs en parroquias, monasterios y conventos. Asimismo tienen canales en YouTube con contenidos muy interesantes y muy bien trabajados.
  • Por supuesto, el Vaticano dispone de una consultoría externa especializada en Redes Sociales e Internet, por cierto española.

 

Las Iglesias Evangélicas españolas en Internet

Mientras tanto, ¿qué están haciendo las Iglesias Evangélicas españolas en Internet? Pues lo cierto es que aunque tienen una cierta presencia en Internet aún se está muy lejos de tener una presencia notoria.

Si buscamos frases del tipo “dónde está Dios cuando más lo necesito” aparece una cantidad respetable de iglesias evangélicas de Hispanoamérica, quienes sí están utilizando Internet de forma más amplia, en los primeros lugares. Lo mismo ocurre si buscamos “iglesias evangélicas”, y eso que Google prima en los resultados la proximidad geográfica a la persona que busca.

Lo cierto es que todo ello demuestra lo que decía al principio, y es que pocas iglesias evangélicas españolas están utilizando Internet de forma estratégica como un canal de apoyo a su labor evangelizadora o de presencia social.

De hecho, todavía hay muchas iglesias que no tienen página web cuando es algo que apenas les costaría 90 € al año (los servicios de alojamiento web de pago son mucho mejores que los gratuitos) y mejoraría la visibilidad de las congregaciones ante sus comunidades y la visibilidad y el impacto del Evangelio en general.

Otras tienen, pero nos encontramos con un elevado porcentaje de webs obsoletas no adaptadas a los nuevos dispositivos y tecnologías.

Asimismo, la práctica totalidad están basadas en contenidos para “consumo interno”, totalmente enfocadas en el trabajo pastoral o de promoción obviando el enfoque evangelístico.

Por otra parte, el formato de los contenidos suele resultar poco apropiado. Hay que ser conscientes de que Internet tiene su propia “Homilética” y sus propias reglas de cortesía. No aplicarlas supone perder mucha visibilidad en la Red y puede generar algún que otro problema.

El resultado es un escaso impacto en su entorno al no responder a las necesidades o problemáticas de la gente de dicho entorno.

Y en cuanto al uso de las redes sociales todavía hay un desconocimiento bastante generalizado de cómo hacer una gestión eficaz de las mismas, empezando por el tipo de cuentas, las posibilidades de las diferentes redes sociales o cómo redactar los contenidos para alcanzar la mayor difusión e impacto entre la gente que su entorno.

Pero más grave aún es el hecho de que haya algunas denominaciones evangélicas que o no tienen página web oficial o esta se encuentra desactualizada, tanto a nivel tecnológico como de contendidos, y las que sí están al día carecen de un plan de contenidos planificados.

Todo ello provoca que el impacto de las Iglesias Evangélicas españolas en las redes sociales e Internet sea extraordinariamente bajo, salvo muy contadas excepciones, con lo que ello comporta de pérdida de presencia, influencia y de capacidad de alcance con el Evangelio a un mundo perdido.

 

¿Y qué se puede hacer?

Pues lo cierto es que hay mucho por hacer y, como se va tarde, hay que hacerlo muy bien, porque en este nuevo entorno digital los errores y las improvisaciones se pagan muy caros.

Por ello, y en primer lugar es esencial una fase de concienciación sobre los siguientes aspectos:

  • Reconocer el potencial que tiene Internet para conectarnos con otras personas. Aunque sea digital es un entorno repleto de personas reales con necesidades reales.
  • Concienciarse de la importancia estratégica que tiene Internet para potenciar la expansión del Evangelio y prepararnos adecuadamente, tanto en la parte operativa como en la parte social.
  • Dejar de pensar en la web/blog/redes sociales como en un mero tablón de anuncios y empezar a verlo como un punto de misión de la propia iglesia en el que hay que desarrollar labor formativa, pastoral y evangelística. Esto supone crear equipos y no abandonar la tarea porque “hay cosas más urgentes”. La gente que te puede seguir en la Red también son personas de carne y hueso.
  • Olvidarse de encomendar “eso de Internet” a los jóvenes porque saben usar la tecnología. Evangelizar en Internet no va de programación de código, va de compartir experiencias y vivencias de una relación personal con Dios a otras personas con necesidad, por lo que es esencial que las personas a las que se encargue la tarea sean personas maduras, llenas del Espíritu Santo y con capacidad para compartir experiencias, a las que, por supuesto, habrá que formar adecuadamente.

Una vez tomada conciencia se ha de pasar a una fase de formación en el uso adecuado de las herramientas más habituales, en la “Homilética de Internet y reglas digitales de convivencia” así como en la preparación de contenidos.

Solo entonces se estará en condiciones de iniciar la fase activa de evangelización en Internet con ciertas garantías de “no meter la pata”. Lanzarse a Internet a ciegas, en el mejor de los casos, puede suponer una pérdida de tiempo, cuando no un grave problema de testimonio.

Para concluir este repaso me gustaría dejaros la siguiente frase del cardenal Darío Castrillón en una intervención en el Congreso Continental sobre Iglesia (Católica) e Informática celebrado en México allá por 2003:

«La Iglesia tiene el deber de aprender los nuevos protocolos comunicativos y los nuevos lenguajes telemáticos para poder continuar su diálogo con la humanidad. Sólo así podrá establecer un verdadero diálogo con el hombre de hoy en un medio como Internet que es esencialmente interactivo»

 

Hay todo un mundo digital esperando recibir una esperanza a través del mensaje del Evangelio, ¿o te vas a quedar callado en Internet?

 

Si quieres más información sobre cómo usar Internet para la evangelización te invito a que visites http://evangelizar.es.

 

 

Derechos de Imagen por Shutterstock

A %d blogueros les gusta esto: